Tuve una infancia muy feliz, pues vengo de una familia humilde pero con muchos valores, criada en el campo.

-Emma Alza Alvarado.

Yo Soy Emma Alza Alvarado. Mujeres arriesguémonos a participar en política.

Calificación del usuario: 0  / 5

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 

Soy una mujer trabajadora, independiente, propietaria de un almacén de ropa mixta y soy modista empírica. Al igual, soy tecnóloga en gestión de empresas agropecuarias. Estoy implicada en diferentes organizaciones de mi municipio. Por ejemplo, pertenezco a la Mesa Directiva del Movimiento Social Los Agataes, la cual nos forjó a un grupo de jóvenes, desde muy temprana edad, en la participación social, ciudadana y política, interesándonos transformar la cultura corrupta del manejo municipal.

Hago parte del Comité de Cultura de mi municipio. Me desempeñé como catequista por un lapso de 20 años y como concejala por dos períodos consecutivos, contando con la oportunidad de ser la presidenta del Concejo en el año 2015. Estas experiencias han marcado mi vida de una manera positiva y me enorgullece haberlas vivido. Continuamente me capacito con diferentes cursos, especialmente en el SENA y la Red de Mujeres de la Provincia de Vélez, a la cual pertenezco desde su creación hace 10 años. A través de ésta, participo en espacios nacionales para actualizarme sobre problemáticas importantes en mi vida cotidiana. He encaminado mi vida al trabajo comunitario y político, sabiendo que es indispensable que las mujeres nos arriesguemos a participar en estos espacios y así poder aportar al desarrollo social y económico de nuestras comunidades. Todas estas actividades que realizo a diario, no sólo me han abierto grandes puertas, también, me han permitido demostrarme y demostrarle a la comunidad Chipateña, la importancia que tiene la participación de la mujer en la sociedad. En mi familia es muy importante mantener los valores que nuestros antepasados nos han venido trasmitiendo como el respeto, la responsabilidad, la lealtad, la solidaridad, la fe y la devoción. En 1993, conocí a mi esposo y en 1996 formamos un hogar, mi hija hoy en día tiene 20 años. Desafortunadamente, en el 2006, tuve otra hija que falleció con tan solo dos meses de nacida, y en el 2010, con 5 meses de embarazo tuve que enfrentarme a un aborto inesperado. Hemos tenido que pasar por muchos momentos difíciles, con miles de inconvenientes, como todos los matrimonios, pero a pesar de las dificultades, hemos mantenido nuestro hogar para brindarle a nuestra hija una vida estable y feliz. He logrado varios proyectos en mi vida junto con mi esposo como tener una casa, tener un negocio nuestro trabajando como independientes, tener los ahorros suficientes para ofrecerle una carrera universitaria a nuestra hija. Estamos orgullosos de poder darle la oportunidad de ser profesional y de ser una mujer luchadora que no tenga que depender de nadie. Brindándonos, al mismo tiempo, la felicidad de verla desempeñando su profesión y solo preocuparnos por lograr una mejor calidad de vida en nuestro hogar. Son muchas las dificultades que se me han presentado durante el trayecto vivido y que han logrado desestabilizarme por momentos, pero Dios me ha dado la fuerza suficiente para siempre levantar la cabeza, seguir adelante, no dejar a un lado mis metas y poder cumplir mis sueños. Tuve una infancia muy feliz, pues vengo de una familia humilde, pero con muchos valores, trabajadora y sencilla. Fui criada en el campo, con muchos amigos, disfrutando de una diversidad de juegos sencillos y didácticos. Todavía no nos invadía la tecnología, por lo tanto éramos más unidos y nuestra atención se centraba en los seres que teníamos cerca. Desde niña, tuve que asumir responsabilidades en el hogar y de esa manera aprendí a trabajar de la mano de mis padres, a tomar decisiones, a afrontar situaciones difíciles ya que una enfermedad que sufrió mi madre me obligó a madurar a temprana edad. Junto con mis hermanas, tuvimos que empezar a ser unas mujeres fuertes, ayudando a nuestra madre a salir de ese episodio, lo que nos enseñó a ser luchadoras, trabajadoras y llenas de fortaleza en momentos de dificultad.

Emma Alza Alvarado.

©2017 YoSoyMujerRural. All Rights Reserved. Powered By Visual361

Search